LA REALIDAD QUE SUPERO EL SUEÑO

Corría el año de 1974, disfrutaba de mi octavo onomástico y soñaba todo el tiempo con jugar futbol en un club organizado, que perteneciera a un equipo profesional de la liga profesional.

Vivía en la colonia Santa María, zona de gran tradición, pero condenada a envejecer rápidamente, pues aunque en ella se encontraban importantes instituciones escolares, tales como el Poli de Santo Tomás y la escuela Normal Superior, la pobreza de sus pobladores y la deserción escolar, apuntaba a la migración de los jóvenes hacia otras latitudes en busca de oportunidades.

A pesar de las instalaciones de las instituciones educativas, en materia deportiva, el acceso a un pequeño de mi edad, era intermitente, pues sólo era posible cuando los estudiantes matriculados se compadecían de éste intruso deseoso de jugar futbol con los mayores.

Cuando no me trasladaba a esos campos, el futbol se desarrollaba en cualquier espacio, desde los reducidos prados de los camellones de las avenidas cercanas, hasta cualquier patio, rodeado de macetas que normalmente sucumbían ante los constantes balonazos recibidos, y que decir de las ventanas rotas, que siempre que eran impactadas, concluían la jugada y representaban una señal para emprender la huida a toda velocidad, sin voltear a ver si era posible recuperar el balón. Claro que si el balón era mío, pues tenía que dar la cara, pues aunque no podía reparar los daños, la imposibilidad de reponer el balón me obligaba a enfrentar al vecino afectado con la esperanza de apelar a su compasión y recuperar el balón.

Nunca hubo, ni en la escuela primaria a la que asistía, ni en los alrededores, alguna escuela de futbol organizada, ni mucho menos una cancha con pasto donde practicar futbol.

Pero la fortuna apareció con su sonrisa, y por azares del destino, mis padres recibieron de regalo una membresía para asistir al club deportivo hacienda, gracias a que un tío con influencias en la secretaria de hacienda tuvo en su poder, otorgar dicha facilidad a algún familiar y nos tocó a nosotros.

No estaba del todo cerca, pues estaban sus instalaciones en la colonia roma y, aunque para llegar ahí había que tomar el metro y un par de camiones, la dicha de poder acceder al deportivo hacia ver tal esfuerzo vial como algo minúsculo.

Aún recuerdo la sensación al entrar por primera vez al deportivo, todo parecía majestuoso y no sabia por donde comenzar, que cancha visitar o en que disciplinas inscribirme; no había equipo de futbol ni tampoco cancha, pero había karate, box, bádminton, beisbol, polo acuático, entre otros.

Me inscribí en toda disciplina que pude, y durante seis meses distribuí mi tiempo alternando deportes. Pero un buen día, me encontré con una convocatoria que hizo brillar mis ojos; era una convocatoria para inscribirse en una escuela de futbol, filial del equipo cruz azul de la primera división, que iba a entrenar en la cancha de beisbol del club.

Corrí adonde se encontraba mi mamá y, sin pensar en mis demás actividades deportivas en las que me había inscrito, le pedí me inscribiera cuanto antes, no fuera a ser que se cubriera el cupo en la escuela de futbol.

A la semana siguiente asistí a mi primera práctica, y aunque había jugado futbol toda mi vida, me di cuenta de que carecía de la más elemental técnica para jugar correctamente el juego.

Pero eso no me detuvo, y lejos de desanimarme, me propuse compensar mi falta de técnica, con todo el esfuerzo y actitud de la que me era posible.

Como esa escuela era filial, era de esperarse que algún día tendríamos acceso a visitar a los integrantes del equipo profesional en algún partido.

Y ese día llego, nos habían invitado a asistir a un partido del cruz azul en el estadio azteca y nos dieron la noticia con una semana de anticipación; será el siguiente sábado a las 5 de la tarde, hora en que comenzaría el partido; había que presentarse dos horas antes en determinada puerta de acceso al estadio para ocupar los lugares destinados para el equipo filial.

Toda esa semana se me hizo eterna, todas esas noches soñaba escenarios distintos donde yo participaba en el encuentro y anotaba el gol de la victoria.

Llegó el sábado y me calcé el uniforme que desde la noche anterior había preparado al grado de lustrar el calzado como si fuera a asistir a una fiesta de gala.

Llegamos al estadio, nos dieron acceso a la tribuna donde presenciaríamos el partido, con la promesa de que al medio tiempo, podríamos bajar a los vestidores a conocer a los jugadores y pedirles los autógrafos que sellaran un evento inolvidable.

Quince minutos antes de finalizar la primera mitad, nuestros entrenadores nos avisaron que nos dirigiéramos al acceso especial a los vestidores, y cuando llegamos al nivel de cancha nos dieron a mis compañeros de equipo y a mi, una noticia impactante, nos permitirían jugar en la cancha durante el medio tiempo un interescuadras.

Jamás hubiera imaginado que gozaríamos de tal privilegio, y en mi caso, aquel pequeño que soñaba con jugar en un equipo de futbol organizado en una cancha decente de pasto, ahora se encontraba en una realidad que había superado al sueño, corriendo y jugando , en la catedral del futbol en México.

Jamás olvidaré esos quince minutos.

La Preparatoria en México; Severe waste of time

A mi siempre me fue bien en la escuela; superdotado? no, para nada, tan solo hice click con un método gubernamental.

Pero, y si no haces click? entonces no sirves? estas destinado a vagar sin estudios? no vas a tener éxito en los negocios?; la respuesta es no, es decir, si hay un futuro.

El problema es que la única entrada es acreditando la preparatoria para no ser discriminado de saque en un empleo.

La Prepa tiene un modelo de materias a cursar sin hacer un estudio del sujeto, debiera ser tres años de preparación analizando las características, preferencias y aptitudes del alumno, para que entre con fuerza a una carrera donde explote su potencial y termine siendo un profesional, y no como sucede, donde entra a la carrera tibio y con dudas, y el resultado son profesionistas de baja calidad, mal pagados y, sobre todo personas con un impulso frustrado y sus ilusiones tiradas al suelo.

En conclusión, hay que pasar la preparatoria como sea, y vencer al sistema de un gobierno mezquino, que con éxito, ha mantenido un sistema para fabricar mediocres, que a su vez perpetuarán a los gobernantes en el poder. Ya después el alumno deberá esforzarse al doble para recuperar el tiempo perdido en la Prepa y lograr una carrera decente, trabajando desde por lo menos el cuarto semestre, en un empleo afin de su carrera, para poder aguantar un salario miserable pero que con los últimos semestres de la carrera podrá posicionarse mejor en su empleo, y cuando se titule ya contar con un empleo, en primer lugar, y en segundo ya mucho mejor pagado.

Bancos Centrales; la vision del inversionista

Cuando no tienes dinero, las decisiones de inversion son de simples a nulas, pero cuando si tienes excedentes empieza el problema; que hacer con el ahorro, donde invertir, a que plazo, en que tipo de activos, como mantengo ese portafolio de inversion protegido, etc.

Estando de viaje por Canada, escuche en CNBC una entrevista a un economista que estaba presentando su libro sobre la historia de los bancos centrales y rápidamente como consumidor compulsivo me apreste a ordenarlo por Amazon.

Este libro me ha acompañado a mis mas largos viajes y ha servido como el mas eficiente somnífero que pueda haber, pues aunque me ha parecido revelador e interesante, no tengo la costumbre de la lectura y menos en ingles.

El objetivo de la lectura de este libro se centra en identificar los motivos de un banco central para aplicar su política monetaria y como afecta esto de inmediato y en el corto plazo a los tipos de cambio de la moneda local, respecto a sus pares internacionales.

El objeto de un banco es recibir depósitos de las personas y efectuar prestamos a terceros, con un diferencial de tasas obteniendo un beneficio económico por el riesgo incurrido.

Dada la naturaleza de los depósitos, normalmente a la vista y corto plazo en su mayoría, cuando la percepción de los inversionistas cambia a desconfiar de la capacidad de pago del banco, se inicia una ola de retiros que llevaran siempre a la quiebra a cualquier banco, independientemente de que tenga garantizados todos los prestamos otorgados; esto es primero porque los plazos de los prestamos normalmente son mucho mayores a la mezcla de disponibilidad de los depósitos de los inversionistas.

En sus inicios los bancos garantizaban a los inversionistas con reservas constituidas en metales, luego oro y finalmente llegaron a la actualidad garantizando solo con papel.

Los bancos centrales se crean atendiendo a la necesidad de regular a los bancos locales de un país, generando una red de reservas que se conjuntan para garantizar proveer recursos a bancos con problemas de liquidez proveniente de bancos líquidos. Esta diversidad de condiciones en los bancos tiene que ver con la diversidad de actividades económicas de las diferentes localidades del país que corresponda; como zonas rurales y zonas industriales y otras tantas comerciales con distintos ciclos económicos.

Este gobierno centralizado requiere que el banco central efectúe diferentes operaciones en el mercado inyectando dinero a traves de la venta de bonos gubernamentales en los mercados financieros, o retirando efectivo de la economía comprando dichos bonos; lo anterior implica eliminar excesos de demanda y de oferta de dinero, lo que implica incrementar o reducir las tasas de interés en la economía.

Las diferencias fundamentales en la economía de dos países, determina el tipo de cambio de sus monedas y, se moverá en la misma dirección cuando existen cambios en la tasa de referencia de interés en alguno de dichos países.

Las economias de las superpotencias tienen la capacidad de emitir bonos o bien emitir dinero sin que se genere necesariamente inflación; esto es porque sus monedas son ampliamente aceptadas internacionalmente, apoyadas por la percepción de capacidad de pago, y no por reservas de algún tipo.

Es así que un país como Japón, con un fuerte ahorro interno de los japoneses, pero con deflación, es decir, los japoneses gastan muy poco en el mercado domestico y exportan mucho de sus productos, el gobierno tiene que inyectar mucho dinero a la economía buscando alcanzar niveles del 2% de inflación y con tasas de interés del 0%; esto hace que su moneda se devalúe constantemente. Sin embargo, como es una moneda que representa una zona de seguridad cuando existe turbulencias internacionales, los inversionistas se refugiaran en el yen y en el oro, evitando que dicha devaluación del yen se mantenga.

Cuando existen turbulencias económicas locales o internacionales, los bancos centrales intervienen en el mercado, pero no siempre con éxito y en ocasiones obedece su intervención o política monetaria a acontecimientos de índole político. En la primera guerra mundial, la economía alemana representaba en su avance, una amenaza para los británicos, americanos y franceses, y bastó cualquier excusa para arruinar a los alemanes. El banco central alemán había logrado captar reservas de oro de los alemanes para emitir marcos y financiar la expansión germana al tiempo que financiaba una economía bélica. Alemania perdió esa guerra y los países aliados le fincaron un adeudo exorbitante que generó una hiperinflación en Alemania insostenible. Todo perdió valor y la moneda en su tipo de cambio perdió todo sentido.

El nazismo es una ideología alemana gestada en los años 20 pero que no alcanzará importancia hasta los años 30, momento en que las duras condiciones de paz impuestas en el Tratado de Versalles (1919) se juntan con la grave crisis mundial del Jueves Negro en 1929 la Gran Depresion. En Alemania la situación es más acuciante aún, ya que a los devastadores efectos económicos se sumaba la obligación de pagar el tributo de la derrota en la Primera Guerra Mundial, y el descontento popular ante la injusta situación que hacía que las calles se llenaran de manifestaciones extremistas de toda índole, tanto de izquierda como de derecha.

El movimiento nazi exalto el espíritu nacionalista de los alemanes para efectuar depósitos en los bancos y llevar sus piezas de oro y joyería a los bancos, cambiaron el tipo de cambio unilateralmente, dejaron de pagar sus deudas a los países aliados vencedores en la primera guerra, y el banco central comenzó a financiar la economía industrial para la segunda guerra mundial.

Las empresas quiebran, los países no. No importa en una situación de crisis financiera internacional, que tan bien o mal lo hagan las economías emergentes, de todos modos se verán afectados por fugas de capital y devaluaciones, pues los fondos de inversión, que financian su desarrollo, cuando pierden en alguna parte del mundo, por alguna crisis económica o política, recurren a los activos con plusvalía en otros países y los realizan, con el objeto de compensar las perdidas en su balance, reprobable diariamente a los inversionistas que poseen sus acciones.

Los activos financieros son necesarios para el gasto corriente del inversionista y para acceder a la adquisición de bienes inmuebles; históricamente los activos financieros en renta fija se erosionan por la inflación, en renta variable son susceptibles a tracks bursátiles o quiebre de empresas y fraudes; los bienes raíces pueden sufrir problemas de plusvalía, y si se arriendan puede que sea una renta inferior a su costo de oportunidad de invertirse en activos financieros.

La inflación medida por los gobiernos no necesariamente es aplicable a la canasta de consumo de una persona con excedentes financieros, normalmente es mayor.

Analizando la historia en la fundación de colonias, las personas que lograron enriquecerse son aquellas poseedoras de tierra y propiedades, no aquellas que invirtieron todo en sus empresas o que amasaron cuentas de ahorro.

Lo mismo nos da la experiencia de las ultimas generaciones en México, pues quien se hizo de propiedades, las rento o les dio una rotación adecuada, es decir, comprar y vender oportunidades, logro mantener una tasa de crecimiento patrimonial real.

En conclusion, el objetivo es generar ingresos en primer lugar, después observar diferentes opciones para mantener los activos financieros, con el objetivo final de adquirir bienes raíces de buena calidad, una decente proyección de plusvalía y de relativamente fácil realización.

La ley del Pie

Este es el comentario inicial de este blog.

Se refiere a las palabras silenciosas del Creador, que al no ser escuchadas e ignoradas por el sujeto, se hace acreedor a una reprimenda de tipo karmática, para corregir su camino hacia el futuro que por destino tiene marcado.

Para ilustrar lo anterior, imagina que el sujeto es un ratón blanco; el color no implica una decisión racista, sino un concepto de inocencia, y se encuentra en un laberinto de paredes de pasto.

Cuando sus decisiones y sus acciones posteriores son adecuadas entonces su camino no se encuentra con las paredes, pero si se equivoca, y comienza a hacer estupideces a consecuencia de las malas decisiones entonces se estrella una y otra vez contra las paredes, hasta que en un momento de desesperación voltea hacia arriba, al único lugar posible para buscar ayuda, una respuesta o guía que le permita enmendar su camino.

Es así como cada golpe contra las paredes del laberinto es como un golpe del pie del Creador que, sin llegar a la destrucción del ratón, lo va a seguir pateando hasta que entienda que sus acciones están fuera del plan de su existencia.